Facturación Electrónica en Colombia: Un Paso Hacia la Modernización Fiscal

La facturación electrónica en Colombia ha sido un tema de gran relevancia en los últimos años, especialmente con la implementación de nuevas regulaciones que buscan modernizar el sistema tributario y facilitar los procesos de control fiscal. En este contexto, el Decreto Legislativo 807 de 2020 y la Resolución DIAN 42 del 5 de mayo de 2020 jugaron un papel determinante al ampliar el calendario de implementación de la facturación electrónica hasta el 2 de noviembre de 2020. 

 

Este cambio normativo tuvo como objetivo principal brindar a los contribuyentes la posibilidad de acceder a la devolución automática de saldos a favor, incluso sobre operaciones que aún no estaban soportadas bajo el sistema de factura electrónica. Además, se reconoció a las declaraciones de importación un efecto similar al de la factura electrónica para aquellos empresarios cuyos costos y gastos se basan en productos importados, permitiendo así la interoperabilidad con el Servicio Informático de Devoluciones de la DIAN. 

 

La disminución del requisito de control fiscal para acceder a la devolución automática, que consiste en el porcentaje mínimo de costos, gastos y/o impuestos sobre ventas descontables que deben estar soportados en factura electrónica, pasó del 85% al 25%. Esta medida buscó facilitar a una mayor cantidad de contribuyentes el acceso a la devolución en el mismo término, contribuyendo así al flujo de caja de las empresas y aliviar la crisis económica. 

 

La Ley 962 de 2005 establece que la factura electrónica puede expedirse, aceptarse y archivarse utilizando cualquier tecnología disponible, siempre y cuando se cumplan los requisitos legales y se garantice su autenticidad e integridad desde su expedición y durante todo el tiempo de su conservación. 

 

En el contexto de la pandemia de COVID-19, el Decreto 682 de 2020 permitió que las ventas puedan realizarse a través de comercio electrónico o cualquier otro medio no presencial, con el objetivo de evitar aglomeraciones y posibles contagios. Esto refleja la flexibilidad del sistema tributario colombiano para adaptarse a situaciones excepcionales y promover el uso de la factura electrónica. 

 

Finalmente, es importante destacar que la digitalización de procesos como la facturación electrónica no solo mejora la eficiencia en la gestión documental, sino que también puede tener un impacto positivo en la reducción de costos operativos. Esto, a su vez, puede traducirse en beneficios directos para los consumidores, como mejores precios y servicios. 

 

La facturación electrónica en Colombia es un claro ejemplo de cómo la tecnología y la regulación pueden trabajar juntas para mejorar el sistema tributario y ofrecer beneficios tangibles tanto a las empresas como a los consumidores. Con la implementación de estas medidas, Colombia avanza hacia un entorno fiscal más eficiente y transparente.

 

El próximo 1° de mayo vence el plazo para la generación del nuevo POS electrónico para el primer grupo de implementación, que son los grandes contribuyentes que sean facturadores electrónicos y expidan tiquetes de máquina registradora con sistema POS como soporte de las operaciones de venta.

 

Los siguientes vencimientos en el cronograma son: el 1° de junio para declarantes del impuesto sobre la renta que no sean grandes contribuyentes y el 1° de julio para los no declarantes de impuesto sobre la renta y quienes no tengan ninguna de las calidades de los grupos anteriores. Por último, entre el 1° de agosto y el 1° de noviembre los 11 documentos que la Dian contempla como equivalentes de la factura tendrán que pasar a sus versiones electrónicas.

 

Para facilitar este proceso y mantener la cercanía con los contribuyentes, la Dian viene desarrollando diferentes acciones de acompañamiento para orientar la implementación correspondiente, de modo que se ajuste a los plazos. Adicionalmente, la entidad continuará adelantando otras acciones de acompañamiento.

Asesórate con expertos

+57 315 568 4040

+57 1 457 7079

error: Contenido Protegido